Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna nació el 3 de julio de 1888 en Madrid. Era hijo de Josefa Puig Coronado, y del abogado Javier Gómez de la Serna, alto funcionario del Ministerio de Ultramar. En 1898, tras la pérdida de las colonias su padre fue despedido del Ministerio y la familia se trasladó a Frechilla, Palencia, como registrador de la propiedad.
Ramón estudió en el colegio escolapio de San Isidoro, de Palencia. En 1900 el padre fue elegido como diputado por Hinojosa y la familia regresó a Madrid. El joven Ramón viajó a París, tras acabar el bachillerato, e inició sus estudios de Derecho en Oviedo. En 1905 publicó su primer libro, Entrando en fuego. Su padre fundó la revista Prometeo, y tradujo el Manifiesto futurista de Marinetti. En esta época conoció a la escritora Carmen de Burgo, con la que inició una relación.
Descubrió el cubismo en su estancia en París, lo que fue determinante para su importante labor de divulgación de las vanguardias europeas desde su concurrida tertulia, en el café de Pombo, inmortalizada por su amigo el pintor y escritor expresionista José Gutiérrez Solana.
En 1912 publicó Primeras greguerías en el diario La Tribuna. Al año siguiente publicó su primera novela corta, El ruso, y en 1914 El Rastro, uno de sus libros fundamentales. Fundó la tertulia sabatina del Café y Botillería de Pombo.
En 1917 publicó Greguerías y viajó a París, donde conoció a Apollinaire, Ehrenburg, Modigliani, Pombo y Picasso. En 1922 falleció su padre.
Tenía previsto un viaje a Buenos Aires en 1925 hasta el punto que la revista bonaerense Martín Fierro publicó una hoja de bienvenida a Ramón, con motivo de un viaje argentino finalmente frustrado; colaboraron, entre otros, Borges, Macedonio Fernández, Oliverio Girondo y Ricardo Güiraldes. Pasó una temporada en Estoril y se trasladó a Nápoles.
En 1928 pasó de nuevo un tiempo en París, donde pronunció una conferencia en el Cirque d’Hiver, subido en un elefante. Empezó a tener mucho nombre en el mundo cultural y destacó por su carácter original, en el fondo una reacción nihilista contra una sociedad anquilosada, burguesa y sin expectativas, y además de su gran producción literaria, escribió en El Sol, La Voz, Revista de Occidente y El Liberal, La Nación, Arriba, Clarín. Con Azorín fundó el PEN Club español y fue además secretario del Ateneo de Madrid.
En 1929 se estrenó en el Teatro Alcázar de Madrid Los medios seres
En París fundó la tertulia La Consigne y fue nombrado miembro de la Académie Française de l’Humour. En 1931, el año de la publicación de Ismos, pudo viajar finalmente a Buenos Aires, donde pronunció conferencias en Amigos del Arte y en Signo, participó en la fiesta de lanzamiento de Sur, recorrió la ciudad en compañía de Girondo, y conoció a Luisa Sofovich, escritora argentina de padres rusos que será su compañera sentimental el resto de su vida.
El estallido, en julio de 1936, de la guerra civil lo sorprendió en Madrid. Figuró en la lista de los fundadores de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura, pero al final de la guerra terminó decantándose por el bando franquista. Su casa madrileña fue saqueada y desaparecieron todas sus pertenencias. En 1948 publicó Automoribundia, su obra maestra.
Murió en Buenos Aires el 13 de enero de 1963.


Ramón perteneció al Gran Oriente Español

De su extensa producción literaria, más de cien títulos entre novelas, ensayos, biografías y teatro, lo más destacable es la introducción de las vanguardias europeas en España y la invención de un género literario nuevo: la greguería.

VOLVER AL RINCÓN DE LECTURA

Pulsa en las imágenes para leer y/o descargarte los libros de este autor