Por el reino encantado de Maya

19.99 IVA incluido

Por el reino encantado de Maya

Parábolas y símbolos

MARIO ROSO DE LUNA

Este «reino», el reino de Maya, es el espacio en el que el autor se encontraba cómodo tanto porque conocía las vías que lo cruzan como las señales de tráfico que en este dominio proliferan, además de ser el escenario donde se desarrolla la vida humana. Como el ateniense Platón, el extremeño Mario Roso de Luna quería ayudar a sus conciudadanos a quitarse el velo que se interpone entre la realidad y sus ojos. Así haremos un breve recorrido por la visión rosoluniana acerca del origen del mito, los dos polos entre los que se extiende su trazado, algunos mitos y leyendas españoles y la vinculación de estos mitos con otros previos de persas e hindúes así como de la literatura ocultista medieval.

Categorías: ,

Descripción

Mario Roso de Luna

Mario Roso de Luna

Mario Roso de Luna nació en Logrosán (Cáceres) el 15 de marzo de 1872. Ya casado y con dos hijos se trasladó con su familia a Madrid en 1904 y allí murió el 8 de noviembre de 1931. Estudió por libre en la universidad doctorándose en Derecho. También se licenció en Ciencias Físico-químicas, fue periodista profesional un tiempo y, como colaborador, le publicaron muchos artículos y libros por entregas que luego editaba, tanto en la prensa nacional como en Iberoamérica. Polígrafo activo combatió siempre el dogmatismo, ya religioso ya científico, encontrando en la teosofía un pensamiento ecléctico, espiritualista y razonable, convirtiéndose en su principal propagador, aunque en ocasiones fue criticado por defender una actitud más científica que devocional. Atento a cuanto en su época y en la historia había interesado a los seres humanos, amante de su patria chica y ciudadano del mundo a la vez, sigue siendo un ejemplo de compromiso intelectual y vital frente al lucro, el poder y la mediocridad.

CONTENIDOS

 

 

PRESENTACIÓN | ¿Ilustración o romanticismo? 13 por Esteban Cortijo Parralejo

PRÓLOGO 25

I. Origen de la Parábola 33 II. El hombre que buscó la Verdad 37 III. El tesoro escondido 40 IV. El Simbolismo del Círculo 50 V. Los cuatro ciegos y el elefante 53 VI. Los sabios resucitados 57 VII. Los siete durmientes de la caverna 62 VIII. El joven buda ante sus maestros 68 IX. Los siete puntos cardinales 73 X. El poder de las palabras Diálogo celeste 77 XI. Micromegas 85 XII. Thor en el Jardín de Utgard 91 XIII. La iniciación de Moisés 97 XIV. El Velo de Isis y Dhul QarneYn el Maestro 104 XV. Los genios 111 XVI. Harut y Marut 115 XVII. El verdadero Señor 117 XVIII. Arriba como abajo o Los doce trabajos de Hércules 119 XIX. Los dos creyentes de HieraIm 123 XX. Brillante y Flor de Amores 126 XXI. El Conde de Partinuplés 130 XXII. Diálogo entre Hermes y Asclepios 136 XXIII. Cristo, solo 140 XXIV. El Sembrador 147 XXV. El Señor y sus siervos 150 XXVI. Las bodas 152 XXVII. Lázaro 154 XXVIII. Historia de la cortesana Vasavadatta y del comerciante Upagupta 168 XXX. El Yo 171 XXX. La prueba 174 XXXI. El sermón en Benarés 178 XXXII. Dos apólogos teosóficos 183 XXXIII. El patito feo 187 XXXIV. ¡Es para mí! 189 XXXV. Los perros del camino 190 XXXVI. Los dos hermanos 191 XXXVII. Una vez hubo un rey… 193 XXXVIII. El hombre y la oruga 201 XXXIX. El hueso de cereza 202 XL. El pájaro en el mástil 203 XLI. El yogui y la serpiente 204 XLII. El hombre y las Escrituras 206 XLIII. El buen jardinero 207 XLIV. El ratero hecho santo 208 XLV. La paciencia 209 XLVI. El estornino ingenioso 211 XLVII. Las cuatro clases de almas 212 XLVIII. El primer impulso 213 XLIX. Placer fugaz 217

EPÍLOGO 219

MERCADO

Envíos a TODO EL MUNDO

Ir a Arriba